domingo, 24 de noviembre de 2013

El valor de un camino: una idea de utilidad

Uno de los aspectos que más nos llamó la atención durante nuestro análisis de los diferentes reglamentos publicados es que, en las primeras versiones, los caminos completados sobre sí mismos y en forma de circuito cerrado no figuraban dentro de los caminos completados.

Solo se incluían explícitamente los caminos con principio y fin en una ciudad, un monasterio o un cruce. Estos serían algunos de los caminos que se consideran completados con la aplicación de los reglamentos de 2000, 2005 y 2008.

Camino completado con principio en cruce y final en ciudad

Camino completado con principio en monasterio y final en cruce

El texto de estos reglamentos indica que "un camino se considera completado cuando sus segmentos de camino en ambos extremos están conectados con un cruce, un segmento de ciudad, o un claustro". En cualquier caso se trata de caminos con cierta utilidad; caminos que van de un sitio a otro y es lógico que estos caminos sean productivos para los ladrones.

Se podría extrapolar del texto del reglamento que un camino completado sobre sí mismo y que forme un circuito cerrado no se considerará camino puntuable. Por el razonamiento anterior, incluso podríamos afirmar que los ladrones desplegados sobre este tipo de camino no van a otorgar puntos al jugador. ¿A quién van a asaltar los ladrones de estos caminos? Se trata de caminos que no van a ninguna parte; caminos sin utilidad.

Camino cerrado sobre sí mismo

Esta idea, el hecho de que los caminos cerrados sobre sí mismos (sin incluir ningún tipo de cruce) no fuesen puntuables, estaría a medio camino entre una interpretación justificada del reglamento y una regla de la casa con cierto carácter subjetivo.

La inclusión de esta norma hubiese introducido una variante muy interesante en el juego ya que para evitar que un jugador sumase puntos por un camino, sus adversarios podrían tratar de cerrarlo sobre sí mismo.

No conocemos a nadie al que se le haya ocurrido dicha interpretación y la razón puede deberse a uno de los ejemplos que aparecen en el reglamento. Los caminos que comienzan y acaban en el mismo cruce sí figuran dentro de los caminos completados. Estos caminos tienen tan poca utilidad como los anteriores pero el hecho de que figuren dentro de los puntuables ha podido ser la razón por la que todo el mundo haya interpretado que los caminos cerrados sobre sí mismos también se puntuaban.

Camino con inicio y fin en el mismo cruce

Toda esta incertidumbre sobre si es correcto o no puntuar estos caminos se solucionó desde la publicación de la edición Carcassonne X Aniversario, en cuyo reglamento figura textualmente que los caminos cerrados sobre sí mismos también se consideran caminos puntuables. Los siguientes reglamentos (Carcassonne Plus y Carcassonne 2013) recogen igualmente esta puntualización.

Carcassonne, Pieza de Inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario