miércoles, 15 de enero de 2014

Let's learn English playing Carcassonne!

Son muchos los beneficios que aportan los juegos de mesa, sobre todo para los más pequeños de la casa. Aprenden a ganar y a perder, aceptan que hay unas normas que se deben cumplir, desarrollan tanto su capacidad de concentración como su memoria, adquieren un nivel superior de percepción e incluso mejoran su paciencia.

Hoy queremos incidir sobre un aspecto que no se ha explotado lo suficiente: ¡jugar en inglés!


Conviene analizar la situación actual. Todos los expertos defienden que el aprendizaje es más eficaz cuando está asociado a un contexto de utilidad real y en el que, además, el alumno se sienta protagonista. Desde hace ya tiempo la tendencia consiste en abandonar los típicos ejercicios del libro, que con frecuencia son poco reales, y en su lugar se tiende a preparar actividades prácticas en las que el alumno se deba enfrentar a situaciones cotidianas. De hecho la pregunta es sencilla: ¿cómo es posible que un alumno que haya estudiado tantos años inglés, haya hecho miles de ejercicios, no sea capaz de explicar a un turista británico cómo se llega a cierto museo?

El desarrollo del inglés mediante los juegos de mesa puede ser una herramienta muy interesante y se puede enfocar con diferentes puntos de vista. Cada juego es adecuado para situaciones o niveles diferentes ya que algunos juegos implican una conversación mínima una vez que ha comenzado la partida, mientras que otros se basan en diálogos constantes entre los jugadores.

Con juegos como el Fantasma Blitz la labor principal se centraría en la explicación del juego. El alumno debe esforzarse en comprender las reglas y en una segunda etapa podría ser un alumno el que deba explicar a otros cómo se juega.


Existen otros muchos juegos que se podrían emplear de la misma forma como Ricochet, Sopa de Bichos o Polilla Tramposa. Éste último tiene un componente especial ya que la edad de sus autores puede servir para motivar a los chavales y servir como ejemplo de jóvenes (jovencísmios) autores.


Por el contrario existen otros juegos, como el CATAN que implican conversaciones continuas durante la partida ya que los jugadores deben puntualizar qué terrenos producen en cada lanzamiento de dados, explicar qué materias emplean para construir, señalar qué cartas de desarrollo usan,...


CATAN, así como otros muchos juegos, ofrece la que es sin duda la oportunidad estrella para mejorar el uso del inglés gracias a una de las características más relevantes de los juegos de mesa modernos: la persuasión. De lo bien que se exprese cada jugador dependerá en gran medida su éxito en la partida ya que hay que convencer a otros jugadores, por ejemplo, para obtener un trato favorable en el comercio de materias primas.

Carcassonne presenta innumerables ventajas frente a otros juegos para conseguir potenciar el inglés. Emplea relativamente pocos términos, el lenguaje necesario es sencillo y el tiempo requerido para una partida se ajusta perfectamente a la duración de una clase. Los diálogos en inglés podrían establecerse durante la explicación inicial del juego, a la hora de dar consejos a los jugadores novatos e incluso jugando alguna versión por equipos.


Pero de nuevo el aspecto más interesante corresponde a la necesidad de conseguir persuadir al jugador para que coloque la pieza en cierta posición. Si un jugador consigue convencer al jugador activo para que coloque la pieza en una posición en la que él también salga beneficiado tendrá muchas posibilidades de ganar pero para conseguirlo tendrá que expresarse adecuadamente, aportando razones de peso y argumentando verbalmente su propuesta.

Para comenzar lo mejor es conseguir el reglamento en inglés en el que aparecen los términos necesarios y algunas expresiones básicas.

Al final todo se reduce a lo esencial: que el alumno comience hablando en inglés para que acabe pensando en inglés. Debemos diseñar situaciones en las que el alumno se vea obligado a expresarse en inglés y a escuchar en inglés y los juegos de mesa suponen una gran oportunidad. Lógicamente este proceso debe llevarse a cabo con la supervisión de expertos. En el caso de los colegios los profesores del área de inglés o incluso de actividades extraescolares, con unos conocimientos básicos de cada juego, podrían desarrollar sin problema este proyecto.

Nosotros hemos contado con la colaboración de nuestros amigos de Carcassonne Central que nos han aportado unos cuantos ejemplos de frases que podrían aparecer en una actividad de Carcassonne en inglés. En este caso las indicaciones parecen tener forma de consejos para un jugador novato pero en ocasiones esconden argumentos para manipular al jugador que debe colocar la pieza de territorio.


"You should put that cloister here because it will already have seven tiles surrounding it."

"If you put that tile here and place a farmer, you'll have a chance to connect up to that empty farm which has ten cities."

"You shouldn't put that tile there, because there are no tiles which can fit in the gap and you'll never be able to complete your 24-point city."

"There aren't enough tiles left for you to have another turn, so you should start a new road instead of extending one of your existing roads, to get an extra point during final scoring."

"If you put your cloister next to his city, then he will complete it for you because he needs the points from finishing that city."


Si tenéis opción de desarrollar esta idea no lo dudéis. Este proyecto puede suponer una estupenda oportunidad para dejar de estudiar inglés y comenzar a aprender inglés.

Let's learn English playing Carcassonne!

Carcassonne, Pieza de Inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario